Reiki

Un enlace interesante para ver de que va el Reiki actualmente:

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/11/04/tendencias/1320419777.html

 

Reiki es una metodología de masaje y autoconocimiento que nació en Japón en el siglo 19 a través de Mikao Usui y que se expandió por el mundo a finales del siglo 20 con diferentes propuestas. Desde nuestra investigación durante 30 años hemos observado en cientos de casos que el automasaje energético y el masaje a otros a través de la "imposición de manos", funciona estimulando la respuesta endógena del organismo, generando condiciones en las que se moviliza la química correspondiente que ayuda a relajar los sistemas, que ayuda a calmar la mente y en donde el individuo, recupera esa alegria natural de un cuerpo sano que ama la vida y sus propuestas.

 

En esta linea hay un libro publicado por la doctora Kertin Uvnás Mobern, investigadora en el Instituto Karolinska de Estocolmo y profesora de fisiología en la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas de Upsala, que puede explicar como ayuda el Reiki en el sistema nervioso y en el caudal sanguíneo activando oxitocina, que está definida en su libro como la hormona de la calma, el amor y la sanación.

En las manos se prolonga el corazón, el tacto se expresa con el contacto. El contacto es relación; en las manos el tacto adquiere su plena inteligencia en el Reiki y se convierte en un trabajo creador. A través de la activación del campo magnético, las manos pueden restablecer la circulación de energía entre dos espacios que han perdido la comunicación.

Las manos: El más antiguo, menos costoso y el más accesible de los instrumentos terapéuticos, que pueden reconstruir y reparar la red de relaciones en el seno del campo energético humano. La imposición de manos, una práctica tan antigua como universal que se enseña como "toque terapéutico", en alrededor de ochenta instituciones estadounidenses de nivel universitario, como medida complementaria de otras terapias.

El sanador es cualquier persona capaz de convertirse en un canal inteligente del amor. Para él o ella. la oportunidad de sanar ocurre siempre, su consultorio es la Tierra, sus pacientes: flores, pájaros, niños, santos o ladrones, todos los que necesitan energía para restablecer su salud.

Llevar la energía de un mundo que respira en nosotros y compartirla con otros para que sea su aliento de vida, es sanarnos para sanar el mundo.